Business Angels o Inversor Particular

business-angels

La figura del Business Angels se refiere a personas físicas (de ahí el nombre también de Inversor Particular) que apoyan a los emprendedores, que creen en sus proyectos y por ello invierten capital en las empresas de nueva creación. A cambio de ello obtienen beneficios fiscales vía deducciones y vía exenciones.

Estas personas tienen un amplio conocimiento en determinados sectores y, lo que es casi más importante, tienen capacidad para invertir en los nuevos negocios o empresas que les parecen atractivos. Se podría decir que son grandes impulsores de proyectos empresariales, ya que aportan capital y valor añadido a los mismos. Su gran “virtud” es la implicación y el compromiso que sellan con la nueva empresa que se crea, eso sí, no se involucran en el día a día de esa empresa o negocio.

Redes de Business Angels

El Business Angels invierte su propio capital y al comienzo de la andadura del proyecto empresarial, además, invierte fundamentalmente en zonas próximas a su lugar de residencia. Otro de los aspectos que le caracterizan es que los importes que invierte son muy inferiores a la media que dedican las entidades en capital riesgo en cada operación y, de hecho, la rentabilidad que obtiene el Business Angels es normalmente inferior a la obtenida por las entidades de capital riesgo.

Además de estas características, existen también redes de Business Angels, dedicadas a acercar y servir de mediadores entre inversores informales y privados y pequeñas y medianas empresas. Estas redes cumplen dos funciones principales: por un lado promover reuniones y encuentros entre las personas físicas que quieren actuar como Business Angels y, por otro, aumentar la eficacia de su proceso de contacto con proyectos de inversión que resulten interesantes.

A raíz de la Ley de Emprendedores y de la creación de esta figura, el Gobierno de España, desde el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, ha impulsado también una serie de ayudas a las redes de Business Angels, que pretenden contribuir al fortalecimiento y la profesionalización de las mismas, para que con un desarrollo más amplio y profesionalizado de los servicios que prestan se favorezca un mayor acercamiento a las pequeñas y medianas empresas.

Estas ayudas están dirigidas a aquellas entidades que tengan personalidad jurídica propia, pública o privada y que demuestren potencial para atraer inversores, además de que tengan capacidad para evaluar y promover la inversión en proyectos de innovación de PYMES emprendedoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *